Emprender en Coworking, espacio ideal para emprendedores.

Emprender en Coworking

En muchas ocasiones no será por ideas. Sí, sabemos que tras cada persona emprendedora hay un sueño empresarial pero también,  y aunque la frase ya parece un tópico, “los comienzos son duros”. Nosotros preferimos no hacer caso al dicho y en lo económico no serán tan especialmente caros a la hora de instalarte en una oficina bajo el concepto de emprender en Coworking.

Sabemos que en primer lugar nadie o pocos te conocen en la faceta de ser tu propio jefe, pero lo más importante, el gasto que supone “arrancar” con un desembolso inicial que se va prácticamente entero en el alquiler y gastos de una oficina.

emprender en coworking

La fianza, el dar de alta la luz,  el agua, Internet, teléfono y otros servicios indispensables para desarrollar una labor profesional en condiciones. Y todo ello en un lugar representativo, un barrio con cierto renombre que al fin y al cabo junto otros factores darán mejor imagen comercial a nuestra empresa.  La suma de todo ello sale cara, muy cara.

Por estos motivos, y algunos más que iremos desgranando el emprendimiento en Coworking es la opción ideal para emprendedores, autónomos o pequeñas empresas que desean que todos esos inconvenientes que acabamos de mencionar se reduzcan en tiempo y sobre todo en dinero.

La idea principal de los centros de Coworking es ofrecer un servicio global. Por ello se disponen en los lugares más emblemáticos de las ciudades, con fácil acceso para visitantes y clientes. Pero en lo puramente funcional todo estará listo para que puedas trabajar con comodidad en 24 horas después de la firma del contrato (ligeramente inferior a la de una oficina al uso).

Mobiliario moderno que te evitará también el desembolso de caros elementos de oficina. Acceso a instalaciones comunes como salas de juntas u otros espacios destinados a presentaciones o cursos, también estarán a tu alcance.
Y todo ello en un ambiente puramente empresarial, del que también podrás pertenecer a pesar de que el ramo de tu negocio no tenga nada que ver con el de tus vecinos, pero nunca se sabe. Quizá en un futuro muy cercano los caminos no sólo se crucen sino que también los lazos profesionales.

El modelo Coworking triunfa en Europa. Quizá en España aún falta mucho por recorrer; el desconocimiento de sus ventajas es hasta ahora un hándicap.

En cualquier caso, empresas que nacieron bajo este modelo no lo abandonan incluso a pesar del rápido crecimiento de sus negocios.

Coworking-Cosewing, espacios en un mundo creativo.

 Coworking-Cosewing, espacios en un mundo creativo. Coworking Paterna

Otra forma de Coworking

Si dentro del concepto Coworking siempre destacamos las infinitas posibilidades para crear sinergias con otras empresas o autónomos, en el mundo creativo es aún más importante.

Trabajar en espacios destinados a poner en marcha la imaginación deben estar perfectamente abiertos a las tendencias que marcan las consignas de las propuestas que imperan en todos los frentes.

Por ello, el Coworking da un paso más, atendiendo a las necesidades de aquellos que desea trabajar en lugares donde puedan respirar creatividad, ideas, ver el mundo a través de los ojos de otros sectores siempre con la creatividad y la imaginación por delante.

Artesanos, músicos, pintores, escultores, y sobre todo diseñadores de moda, ocupan en las grandes ciudades espacios como los que ofrece el Coworking.

La creatividad no nace encerrándose en el estudio, mirar cuatro paredes, bucear por internet y centrarse en un monitor a ver el resultado de lo que realizan los demás. Ahora ha llegado el momento de sentir, de convivir y de compartir. Quizá algo que se perdió hace muchos años, pero las propias necesidades de los creativos de todos los sectores demandaban.

Normalmente estos gremios necesitan además espacios donde poder mostrar sus creaciones, para ello el concepto Cosewing está tomando un auge considerable.
La posibilidad de poder contar con salas acondicionadas para exponer sus últimas obras, es todo un valor añadido para estos profesionales. Y es que en el mundo del Coworking se piensa en todo.

Si ya de por si haciendo uso del despacho las posibilidades son abiertas, con este servicio todo queda en casa. Y es que los problemas y costes para el alquiler de salas donde exponer además de caras siempre están sujetas a calendarios poco flexibles.

También la radicación del lugar cobra una doble importancia. Siempre en el mundo del Coworking se piensa en la imagen, por lo que la ubicación requiere de edificios modernos, cómodos, céntricos, con buenos accesos y sobre todo presentes en barrios representativos.

En Europa, el llamado Cosewing o Co-sewing está siendo el lugar preferido por destacados artistas de todos los ámbitos creativos, desbancando así a las salas más comerciales y como medio idóneo para admirar las artes plásticas, la moda, o todo aquello que se sujeta bajo los pilares de la creatividad.

Centros de Coworking y salud

Centros de Coworking y salud

 Los centros de Coworking más avanzados que podemos encontrar en el mundo han dado un paso más, ofreciendo a quienes ocupan sus espacios una serie de valores añadidos con el fin del aumento de energía y evitar el lógico cansancio laboral.

 Para aumentar la energía, y por lo tanto la propia productividad han personal, han ido añadiendo una serie de valores que contribuyen a que las horas que se pasan los trabajadores en los centros de Coworking sean lo más positivas posibles, siempre en la búsqueda constante del bienestar de quien a diario acude a estos centros.

 La idea de los Coworkings, nacida en San Francisco, se ha expandido como la pólvora hasta llegar a Europa donde el número de centros no cesa de crecer. Más de 1700 espacios se contemplan a lo largo del viejo continente, 100 de ellos en Barcelona y más de 500 en toda España.

 Pero no estamos ante un concepto de moda. Quienes trabajan en ellos se sienten más cómodos que en sus antiguas oficinas tradicionales, más sociables e incluso salen de trabajar sin apenas cansancio.

 Procurar crear el mejor clima laboral posible no es sólo tarea de la propia empresa sino también de quienes diseñan y proponen nuevas ventajas en los centros.

 Demos una vuelta por el mundo y veamos algunas de las sofisticadas ventajas que algunos Coworkings han incorporado para dotar de mayores posibilidades de relax a sus clientes.

 En los centros norteamericanos cada vez es más frecuente encontrarnos con la cocina, ellos lo llaman así, pero en realidad no deja de ser un lugar destinado para poder calentar o elaborar tu propio almuerzo. Una comida ligera es lo normal antes de finalizar su jornada laboral, no como en España.

 Pero este lugar además de servir para recuperar energías también cumple una misión social, convirtiéndose en el sitio idóneo para tener una charla. Es como la concurrida máquina del café de muchas empresas españolas, pero lógicamente más preparada.

Datos del Coworking

En ella es normal ver avisos que informan sobre las ventajas del beber agua frente al café. Se aconseja no más de tres al día y se aconseja llevar una vida exenta de excitantes y azúcares.

 También, y con el fin de despejar la mente y recuperar energías, se fomenta los descansos cortos dando un paseo. Los centros de Coworking norteamericanos suelen estar albergados en pequeños campus donde el caminar unos minutos en contacto con la naturaleza es la mejor manera de recargar las pilas. Pero no hace falta estar rodeado de parques y jardines. Un caso más urbano, pero muy popular en Alemania, es de Betahaus, situado en un peculiar barrio de Berlín. Sus habitantes ya se han acostumbrado a ver pasear y charlar a trabajadores que pasean por sus calles en busca de un poco de inspiración.

 Pero otros han dado un paso más allá siempre en la constante búsqueda de la armonía y la energía laboral. Nos referimos al Hera Hub, en corazón de San Diego. Allí sus trabajadores pueden aprovechar para que les den un buen masaje relajante en silla todos los martes de cada semana. Algo parecido a lo que podremos encontrar en algunos aeropuertos internacionales.

 Como vemos los Coworkings no sólo son unos espacios diseñados para trabajar, sino que además pretenden buscar las mejores soluciones para los problemas de fatiga de quienes ocupan sus instalaciones.

 Toda una cultura de trabajo que promete ser la que se instale definitivamente en este Siglo XXI.