PON TU MEJOR SONRISA A LOS PROBLEMAS

 

Hay días en lo que parece que todo sale mal, el coche no arranca, cogemos un atasco y para colmo llegamos a la oficina y el ordenador no nos funciona. En estos días parece que nada puede ir bien, pero… si pones tu mejor sonrisa verás como los problemas empiezan a parecer menos graves. Deberías estar contento por los problemas que te puedan surgir, ya que estos te enseñarán a seguir luchando.

Si cada vez que te surge un problema, te hundes y piensas que nada podría ir peor, seguro que algo peor pasará. Sin embargo, si pones tu mejor sonrisa y simplemente afrontas el problema e intentas solucionarlo, verás como las cosas empiezan a ir mejor. Cada vez que te surja un problema reflexiona y analiza estos 4 puntos que te mostramos, pero sobretodo…..AFRÓNTALOS CON TU MEJOR SONRISA.

  1. RESOLVER LOS PROBLEMAS IMPLICA TENER ÉXITO

Cuando nos surge un problema, éste nos pone al límite profesional y personalmente. Resolverlos supone un reto mental y a veces físico, pero sin problemas no seríamos capaces de crecer y aprender.

  1. EL ÉXITO SE CAMUFLA EN LOS PROBLEMAS

Solemos creer que el fracaso conlleva problemas, pero no nos fijamos que cuando tenemos éxito los problemas no desaparecen sino que  únicamente cambian y nos muestran otro tipo de retos. Cuanto más grande sean los problemas, mayor será el éxito que consigamos al resolverlos.

  1. LOS PROBLEMAS NOS HACER SABER MÁS

Piensa que cada vez que consigues resolver un problema aprendes algo nuevo, por lo tanto vamos a ver los problemas como algo positivo, ya que gracias a ellos ampliamos nuestros conocimientos.

  1. LOS PROBLEMAS AUMENTAN LA AUTOESTIMA

Cada vez que resolvemos un problema nos sentimos bien, por este motivo los problemas nos hacer creer más en uno mismo ya que nos damos cuenta de lo que somos capaces de hacer.

Así que ya sabes, cada vez que tropieces con un problema, SONRÍELE Y DÍ: YO PUEDO, verás como de esta forma cada vez te supone menos esfuerzo enfrentarte ellos.

Recommended Posts